Inicio / Noticias / Pablo Trapero: “La historia de los Puccio es claustrofóbica y alucinante”

Pablo Trapero: “La historia de los Puccio es claustrofóbica y alucinante”

2074700w620

El director de 'El clan' habla de su nueva película (protagonizada por Guillermo Francella), de sus proyectos para filmar afuera y de su método para elegir canciones clásicas para sus escenas más violentas

"Todo el proceso de El clan fue muy intenso", dice el director Pablo Trapero. El clan, su nueva película (estrena el 13 de agosto) cuenta la historia de la familia Puccio, que se ganó un lugar en la historia criminal argentina secuestrando y asesinando a amigos y vecinos de su barrio, San Isidro, a principios de los 80. En el rol de Arquímedes Puccio (el jefe de la familia) está Guillermo Francella y en el de Alejandro Puccio (el hijo mayor), Peter Lanzani. "Cuando empezó la investigación, vimos a los familiares y a los amigos de las víctimas, a los peritos y a los jueces", sigue Trapero. "Los familiares de los Puccio no quisieron hablar. Normalmente, yo hago ese trabajo, pero las películas terminan siendo una ficción y ese trabajo es para inspirarse. Acá, en cambio, los nombres son reales y eso me obligó a repensar cómo escribir. La gramática de esta película es distinta a las anteriores y además los años nos remiten a cosas que a todos nos afectan de distintas maneras."
¿Por qué elegiste filmar la historia de los Puccio? La tengo en la cabeza desde hace unos cuantos años. Como caso policial lo vengo siguiendo desde que fue noticia, en 1985. Pero el caso real se terminó de entender varios años después. A medida que trabajo en una película, siempre pienso en otra. La primera vez que pensé que podía hacer una película sobre este caso fue cuando estaba haciendo Leonera. Ahí empecé a tomar mis apuntes y a hacer una investigación. Cuando estaba haciendo Elefante blanco volví, pensando que iba a ser mi siguiente película. Pero estuve dos años trabajando con Six suspects, una película en India, de la productora inglesa Working Title, que es sobre una novela de Vikas Swarup, el mismo novelista de Slumdog Millonaire. Estuve dos años trabajando entre la India, Inglaterra y Argentina, pero el rodaje se postergó muchas veces y entonces decidí retomar el proyecto de El clan. Todas tus películas tienen escenas de violencia urbana muy logradas. ¿Cuál es la fórmula? No hay fórmula. En El clan, lo atractivo es el contraste entre la violencia latente, que se manifiesta en algunos momentos, pero que no siempre se ve, y la vida íntima de la familia. La historia de los Puccio es claustrofóbica y alucinante. Mi gran temor era que a la gente le resultara inverosímil, pero creo que la gente que ve la película entiende la extraña lógica de esta familia y cómo eso era también un síntoma de lo que pasaba afuera. ¿Cómo eras vos cuando leías esa noticia en 1985? Yo tenía 14 años e iba a colegio Don Bosco de Ramos Mejía. Hacía teatro, actuaba, y estudiaba saxo. Cuando terminé el secundario me ofrecieron dar clases, y di clases de teatro a chicos. Así me pagué la FUC. Yo no era un fanático de las noticias policiales, pero este caso estaba en todos lados. Mucha gente decía que estos tipos eran inocentes o víctimas de una operación de inteligencia. Llevó mucho tiempo unir todos los secuestros cometidos por los Puccio. Cuando me puse a investigar, traté de seguir lo que había ido conociendo en las noticias con los años. La historia de Arquímedes previa es muy importante: fue miembro de la Triple A y diplomático de Perón. ¿Arquímedes Puccio (que murió en 2013) estaba al tanto de tu trabajo? Sí. Cuando yo anuncié el proyecto, algunos años atrás, él dijo: "Quiero que Trapero me venga a entrevistar, así le cuento la verdad". En ese momento empezó mi trabajo en la India y cuando volví, Arquímedes ya estaba muerto. Me hubiera gustado ir a verlo. ¿Por qué elegiste música de los Kinks y de Creedence en las escenas más duras de El clan? The Kinks me gusta mucho; esa canción en particular matcheaba muy bien como algo despreocupado y liviano del mundo de Alejandro Puccio, que parece ignorar una realidad tan fuerte como la que se vivía en ese momento. Excepto The Kinks, cada uno de los secuestros tiene, en la película, una canción de la época. También está "Wadu Wadu", de Virus; "Tombstone Shadow", de Creedence; "Just a Gigolo" es de David Lee Roth; y "Encuentro con el diablo", de Serú Girán. Hay algo de complemento que funciona. Seleccionar las canciones debe ser un trabajo divertido y a la vez delicado. A mí en general me gusta elegir dos o tres canciones, en cada película, que ya tengan un valor anterior, propio. En El bonaerense fue una de Pablo Lescano; en Carancho estaba Las Pelotas. Eso es distinto a la música pensada para una película porque le agrega un valor. Lo mismo que pasa cuando traés un actor que ya tiene una carrera. Como Guillermo Francella. ¿Por qué lo elegiste? Quería trabajar con él desde hacía muchos años. Cuando le conté la idea, se enganchó y estuvo cerca del proceso desde temprano. Yo sentía que él lo podía hacer: hay cosas que son muy intuitivas. El trabajo que hizo con el personaje de Arquímedes Puccio me encanta. Era un desafío para mí, para él y para el equipo. Yo tuve que confiar mucho en su experiencia y él, en lo que yo le pedía. No era sólo un cambio de look, no es Francella teñido: eso no funciona. Hay que trabajar en la manera de caminar y en la de hablar del Arquímedes Puccio real, también. Durante una etapa, nos juntábamos todos los días acá, en mi oficina. Leíamos el libro, veíamos cada escena, charlábamos. Cuando empezó la preproducción hicimos lecturas de mesa, vestuario y ensayos con otros actores. Si éramos pocos, ensayábamos acá mismo. Las lecturas de mesa con muchos actores las hacíamos en sala de ensayo. ¿Es cierto que te juntaste con Sebastián Ortega, de Underground, que en septiembre va a poner al aire, en Telefé, la serie Historia de un clan, también sobre los Puccio? Sí. El sabía que yo tenía un proyecto y quería proponerme que haga la serie. Cuando yo me reuní con ellos, no tenía muy claro cuándo iba a hacer la película, porque dependía con el trabajo de la India. Nos reunimos un año y pico antes de empezar a trabajar. Ellos querían preparar la serie y yo les dije que iba a pensarlo, pero yo quería hacer la película. En algún momento fantaseamos con que la peli fuera la presentación de la serie. Pero después cada uno siguió por su lado. Son cosas que pasan. Por ejemplo, el año pasado se filmaron tres películas sobre el Papa. Las películas y las series conviven, aunque no estemos tan acostumbrados a ver eso en Argentina. ¿Tenés alguna película en marcha? Sí, es algo para hacer afuera. Además, seguramente dirigiré teatro. ¡Pero no puedo contar nada!
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *