Inicio / Noticias / Los imperdibles de Comicópolis

Los imperdibles de Comicópolis

2092119w620

Te contamos quiénes son algunos de los artistas que estarán en el evento comiquero

Comienza hoy la tercera edición de Comicópolis, una convención de historietas que trae una verdadera avalancha de invitados nacionales e internacionales. Por ese motivo, acá va una lista de grandes visitas que sí o sí vale la pena conocer para conseguir sus libros y asistir a sus charlas. Aprovechen, que puede que no se vuelva a repetir. Y aclaramos: no vamos a recomendar a los monstruos sagrados que son de visita obligada como Art Spiegelman, José Muñoz y Cacho Mandrafina. Genio del cómic norteamericano, guionista y dibujante todo terreno que desde el seno de la industria supo construir una carrera de lo más prolífica imponiendo un sello autoral en cada una de sus obras. Howard Chaykin comenzó profesionalmente en los setenta, y en los ochenta da a luz su gran obra maestra: American Flagg, una inmejorable mezcla de sátira política/social protagonizada por Reuben Flagg, un particular representante de la ley. El atractivo de este comic es por lejos su punzante mirada sobre una sociedad totalmente deshilachada, y el hecho de presentar a uno de los grandes antihéroes ochentosos.
Chaykin sigue trabajando sin pausa en la industria del comic, y puede alternar historietas hiper mainstream como Los Vengadores con proyectos personales y mucho más arriesgados como Black Kiss. Actualmente dibuja la serie Satellite Sam, junto al guionista Matt Fraction. La historia (de la historieta) de Sole Otero tiene final feliz. Ella es una ilustradora que participó en Billiken, en fanzines, que colaboró en diversos libros infantiles y que integra el grupo Chicks on Comics. Pero el año pasado, en Comicópolis, tuvo la posibilidad de presentarle una carpeta con sus trabajos a Emilio Bernárdez, editor de La Cúpula en España. Emilio vio el trabajo de la artista y pasó lo mejor que puede pasar en ese contexto porque Sole editó su libro en España a través de esa editorial. El título de la obra es La pelusa de los días, una historieta que si bien a priori puede parecer sencilla, esconde una ternura y una sensibilidad muy difícil de construir.
La pelusa de los días también puede leerse en Facebook e incluso en el blog de la autora y basta pegarle una mirada a dos o tres de sus tiras para convertirse en adicto. A Jason es fácil de reconocerlo: es el tipo que cuenta historias con gatos, perros, y otros animales antropomorfos. Pero Jason es mucho, muchísimo más que simplemente eso. Este guionista y dibujante noruego radicado ahora en Francia, construyó una obra que puede combinar en un mismo relato la aventura más apasionante, con una fábula imposible en la que un grupo de escritores intentan robar una enorme suma de dinero (el grupo lo forman Hemingway, Fitzgerald, Ezra Pound y Joyce) y a todo eso puede sumarle la tristeza humana (o animal) más absoluta.
Jason incorpora a sus fábulas imposibles, elementos tristemente cotidianos para muchos lectores, y los sumerge en un mundo apasionante de colores pastel. Si alguien jamás leyó a Jason, que busque Yo maté a Adolf Hitler para conocer el verdadero amor a primera vista. Vincent Paronnaud es el verdadero nombre de este monstruo del comic independiente francés. Si bien hoy se encuentra muy ligado a la ilustración y al cine de animación, Winshluss tiene una obra maestra imprescindible: Pinocchio, una ácida relectura del clásico cuento que cambia al bonachón muñeco de madera por un androide sumergido en un mundo absurdo y completamente sórdido. En su faceta como realizador cinematográfico, Vincent codirigió junto a Marjane Satrapi el film animado Persépolis.
En Comicópolis, Winshluss presenta también una ambiciosa muestra titulada Mundo Meroll, que combina ilustraciones, esculturas y afiches de un mundo absurdo que, por momentos, se acerca peligrosamente a nuestra propia realidad. El gigantesco valor de conocer a Francoise Mouly radica principalmente en comprender el rol vital que esta mujer desempeñó en el avance de un comic más adulto, que poco tenía que ver con el mundo de los superhéroes. Ella fue junto a Spiegelman (con el que está casada), fundadora y editora de Raw, una antología de los ochenta que conjugaba en sus páginas lo mejor de la historieta mundial. Por esa gloriosa revista pasaron gigantes como Alan Moore, Chris Ware, Jacques Tardi, Gary Panter, Charles Burns, Robert Crumb, Lorenzo Mattotti y hasta los argentinos Muñoz y Sampayo. Raw duró pocos números, pero dejó un sello imborrable en la evolución del comic independiente. Desde 1993, Mouly trabaja para el New Yorker, y allí oficia como directora de arte, siendo pieza fundamental en el importantísimo proceso de elegir la portada de la revista (por la que también pasó alguna vez Liniers).
Dónde y cuándo: Comicópolis se desarrolla desde hoy hasta el 20 de Septiembre en Tecnópolis
También viene Ana Oncina, joven autora responsable de Croqueta y Empanadilla, una irresistible historieta española protagonizada por una pareja que es, como el título lo indica, una croqueta y una empanadilla. Busquen, googleen, rastreen algo de ese comic, que es otra joya que no debe dejarse pasar...
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *