Inicio / Noticias / El nuevo riff de Keith Richards

El nuevo riff de Keith Richards

2103924w620 Cómo es su primer disco solista en 23 años "¡Más fuerte!", dice Keith Richards, y levanta el dedo índice mientras curiosea en una cabina de sonido en los Electric Lady Studios, en Nueva York. Un ratito después, "Crosseyed Heart", una estampida de Delta-blues crudo, truena desde los parlantes. El ambiente se llena con el sonido de la guitarra acústica de Richards y su conocido aullido que canta sobre hacer malabares con dos amantes a la vez: "Me encanta mi azúcar, pero también mi miel".
Una tarde de agosto, Richards, que parece listo para los estadios con su chaqueta de piel de serpiente, ofrece una sesión de escucha de Crosseyed Heart, su primer disco solista desde Main Offender, de 1992. Este es un disco más íntimo que aquel: Richards tocó la mayoría de los instrumentos y dio una muestra de sus personalidades musicales, con dramas de rock & roll ("Trouble", "Something for Nothing"), soul de Memphis con vientos ("Lover's Plea") y tremendas baladas trasnochadas ("Just a Gift"). "Algunas de estas cosas no siempre podés expresarlas con los Stones", dice Richards. "Es otro canal. Es decir, no me había dado cuenta de que habían pasado más de 20 años desde la última vez que hice esto. ¡El tiempo vuela!" En el track "Illusion", Richards hace un dúo tierno con Norah Jones para cantarle al desamor. "Me dio la sensibilidad que necesitábamos", dice él. "Siempre busco temas en los que pueda invitar a una señorita." Richards empezó el disco en 2011, mientras los Rolling Stones estaban en medio de una pausa luego de su gira de A Bigger Bang. Aburrido, empezó a reservar tiempo en el estudio en Nueva York junto a un viejo amigo y colaborador, el baterista Steve Jordan. "La pasamos increíble", dice Jordan. Se encontraron esporádicamente durante los siguientes tres años, y Richards apiló guitarras, pianos y bajos antes de reclutar a "viejos lobos" como el guitarrista Waddy Wachtel y el pianista Ivan Neville, junto a Bernard Fowler y Blondie Chaplin, que giraban con los Stones. "Fue un placer estar tocando de nuevo", dice Wachtel. "Era una fiesta." El disco está acompañado por un documental, Under the Influence, dirigido por Morgan Neville, en el que Richards habla sobre influencias, peregrina a lugares como el Ryman Auditorium de Nashville, y visita a Buddy Guy. "Empecé con una premisa: si querés entender a Keith, fijate en la música", dice Neville. "En una vida tumultuosa, es lo único que permaneció verdadero." Los Stones terminaron el tramo estadounidense de su Zip Code Tour en julio, y Richards dice que van a girar por Sudamérica en febrero. Pero él está evaluando si sale de gira con algunos de los Winos. "De repente tengo un tiempo libre", dice. "Lo estoy pensando. Si puedo reunir a los muchachos, voy a hacer un par de shows."
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *