Inicio / Noticias / Diez bandas integradas por hermanos que se odian

Diez bandas integradas por hermanos que se odian

2061338

Oasis, The Kinks, Black Crowes y otros siete ejemplos de vínculos fraternales explosivos

Ray y Dave Davies. Quizás The Kinks no hubiera llegado tan lejos de no haber sido por la fricción constante entre sus dos líderes. El propio Dave lo dejó en claro: "Nada de lo bueno que nos pasó ocurrió sin una pelea de por medio". Las constantes peleas entre los hermanos Davies (en el escenario, en el camarín, yendo de un show a otro) tuvieron momentos antológicos, como cuando el guitarrista terminó con un ojo morado cortesía de su baterista, después de que el Davies menor le reprochase que no estuviera de su lado en una discusión fraternal. Don y Phil Everly. Dueños de un folk ameno basado en la armonía conjunta de sus voces, nadie pensaría que existía tensión alguna dentro de The Everly Brothers. Sin embargo, la fricción entre el dúo comenzó a fines de los sesenta, cuando su popularidad empezó a menguar, y ambos se hicieron adictos a las anfetaminas. Después de que Phil destruyera su guitarra en el escenario en un show, The Everly Brothers se separó en 1973, y desde ese momento, Don y Phil se volvieron a encontrar una sola vez, en el funeral de su padre Liam y Noel Gallagher. Las peleas en Oasis eran tan recurrentes como absurdas, y llegaron a volverse la dinámica misma del funcionamiento del grupo. Liam y Noel cruzaban munición gruesa tanto en las entrevistas como en vivo, pero siempre entendiendo que, para que la banda funcionase, uno necesitaba al otro. Sin embargo, la paciencia del Gallagher mayor se colmó en 2009 y, tras la enésima pelea en camarines de su historia, decidió que ya había tenido suficiente, y así fue como la historia de Oasis llegó a su fin. Barry y Robin Gibb. Aunque su música parezca sugerir lo contrario, las fricciones eran constantes en el núcleo de los Bee Gees. En los primeros años del grupo, los hermanos Barry y Robin se disputaban el rol de cantante principal y, cuando el primero ganó la batalla, el segundo decidió abandonar el grupo para iniciar su carrera solista, en 1969. Robin volvió al grupo al año siguiente, pero los cortocircuitos estuvieron a la orden del día en varias ocasiones. Los hermanos recién pudieron limar las asperezas en 2012 tras la muerte de Maurice Gibb, el tercer integrante de Bee Gees, y mellizo de Robin. John y Tom Fogerty. En un principio, Tom era el líder de Creedence Clearwater Revival, el grupo que integraba junto a sus amigos Stu Cook y Doug Clifford. Todo cambió cuando incorporó a John, su hermano menor, que no sólo ocupó su puesto, sino que se terminó volviendo el líder de la banda sin que ese cargo se sometiera a discusión. Tom se fue de Creedence con una carta abierta en la que acusaba a su hermano con frases como "Es antinatural que tu hermano menor lidere el grupo en el que estás" y "Nunca nos diste a los demás crédito en público". Tan mala era su relación que, cuando John fue a visitar a Tom en su lecho de muerte, las últimas palabras que salieron de la boca del mayor de los Fogerty fueron "Saul Zaentz es mi mejor amigo", en alusión al presidente de Fantasy Records, con quien John mantenía una feroz disputa por cuestiones legales relacionadas a los derechos del grupo. Duane y Gregg Allman. Técnicamente, el nombre de los Allman Brothers fue poco representativo para la banda ya que Duane, el mayor de ellos, murió en 1971 en un accidente con su moto. Pero mientras estuvo vivo, se encargó de dejarle en claro a su hermano quién era el que mandaba y le hizo a Gregg la vida imposible, al punto tal que, cuando al menor de los Allman le llegó la notificación de que debía enrolarse para ir a combatir a Vietnam, Duane no tuvo mejor idea que convencerlo de que se disparase en un pie para evitar el llamado. y así fue. Cada vez que Gregg no satisfacía los estándares del Allman mayor, la respuesta de Duane era tajante: "Si no lo intentás, no te hagas llamar mi hermano". Caleb y Nathan Folowill. Kings of Lion es casi una empresa familiar integrada por tres hermanos (Caleb, Nathan y Jared) y su primo (Matthew, el bajista). Si bien los chispazos suelen ser comunes entre los cuatro, el foco de riesgo mayor suele darse entre el cantante y el baterista. En 2009, mientras grababan Only by the Night, las cosas estaban tan ásperas entre Caleb y Nathan que se fueron a las manos y uno terminó con el brazo roto, y el otro con varias lastimaduras en su cara. Irónicamente, en el período de rehabilitación, Caleb no podía mover su brazo más allá de las notas más agudas de su guitarra, y esa incomodidad se tradujo en el riff de "Sex on Fire", uno de los mayores hits de su carrera. Jermaine y Michael Jackson. A medida que fue pasando el tiempo, casi todos los integrantes de Jackson 5 entendieron que el menor de ellos (Jacko, nada menos) era el centro de atención, y a que a los demás sólo les quedaba acompañar. No fue así para Jermaine, bajista y cantante del grupo, que estaba convencido de que era a él y no a su hermano menor a quien le debía haber tocado esa suerte. La rivalidad siguió en la adultez: en 1991, Jermaine publicó el single "Word to the Badd!" en el que criticaba a su hermano por traicionarlo y desfigurarse el rostro de tantas cirugías. Por su parte, Jacko no se quedó atrás y se dedicó a sabotear la carrera de Jermaine de todas las maneras posibles. Chris y Rich Robinson. Los dos centros creativos de Black Crowes siempre se jactaron de su relación explosiva, al punto que en 2001 le pusieron de nombre a una gira "El tour del amor fraternal", e invitaron a ser parte de ella a Oasis y Spacehog. Rich bromeó más de una vez al decir "Con Chris tenemos una regla tácita: prohibido pegarle al otro en la cara", pero lo cierto es que, de tan volátiles que son, en más de una ocasión los hermanos tuvieron que viajar en micros de gira distintos para evitar mayores inconvenientes. William y Jim Reid. The Jesus & Mary Chain hizo del caos un manifiesto sonoro, pero también un estilo de vida. En la época de sus primeros discos, sus shows podían llegar a durar quince minutos debido al acto nivel de octanaje etílico de sus integrantes, pero también al choque constante entre Jim y William. En 1988, sus peleas llevaron a la suspensión de una gira por estados Unidos después que el mayor de los Reid se fuera del grupo, y todo fue tan ridículo que su manager llegó a considerar la opción de llamar por teléfono a la madre de ambos para lograr que se calmasen y entraran en razón.  
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *