Inicio / Noticias / Cómo será el regreso de Los Violadores

Cómo será el regreso de Los Violadores

musica-2190854w620
Antes de tocar en el Luna Park este domingo 24 de abril, hablan los miembros de la legendaria banda Después de unos días oscuros para la escena rockera argentina, hacer referencia a Los Violadores suena extraño, inoportuno. El nombre de la banda trajo problemas desde su formación hasta el día de hoy pero Stuka, Pil Trafa, Sergio Gramática y Robert Zelazek están orgullosos de ese escozor, provocación y culpa que genera decir su nombre en voz alta.
El box set de cuatro discos y un DVD que acompaña a este regreso, Fundamental(es) 81-87, les hace justicia porque también es obsceno: por su tamaño sobresale en cualquier colección de discos, los colores y la forma la asemejan a una caja de película porno en VHS, grande y gorda; casi todas las canciones que están ensayando para el show en el Luna Park de este domingo 24 están ahí adentro. Los Violadores no podrían haber elegido una fecha mejor para volver, las cosas no parecen haber cambiado mucho desde los agitados días en los que salían a pegar afiches de shows fingiendo no saber nada de la banda para no tener problemas. Unos 35 años después se ven en una situación que remite a aquellas épocas y acusan a las dos entidades católicas propietarias del Luna Park de censura ya que prohibieron el ingreso a menores. Hace poco manifestaron que fueron censurados por llamarse Los Violadores. ¿Qué pasó? Stuka: La verdad es que no puedo creer que alguien todavía se preocupe por el nombre de una banda de rock. Aún si fuésemos Los Violadores del Convento de las Carmelitas, es solo una idea. El nombre de Los Violadores ataca a la sociedad para detectar dónde está el fascismo. Yo sigo descubriendo que en Argentina hay fascistas. Somos víctimas de un acto de censura. Pil Trafa: Que Los Violadores sigan teniendo trabas significa que no se avanzó todo lo que creíamos que se había avanzado y, a su vez, sigue mostrando que somos una banda rebelde; siempre digo que lo peor que le puede pasar al punk es ser aceptado. ¿Qué respuestas les dieron? Pil Trafa: Yo pensaba que era por el tema de vender bebidas alcohólicas pero parece que es porque piensan que el nombre puede ser ofensivo para los menores. Stuka: Dijimos que preferíamos no vender alcohol y que pueda venir el padre de 50 años con su pibe de 14 a disfrutar el show pero se negaron rotundamente. Le tienen miedo a lo que estamos diciendo últimamente. Veo que los que traban todo son los políticos y los curas. Ellos se nutren de la miseria y de la oscuridad, el día que acaben con eso van a quedar sin sentido. El nombre de la banda siempre fue molesto. ¿Pasaron por otras situaciones de censura previa en sus comienzos? Pil Trafa: Lo de ahora es una broma comparado a lo que pasaba antes. Era muy pesado. Cuando fuimos a tocar a Mar del Plata una vez nos encontramos con unos afiches que decían "Riff y los Voladores" (sic); compramos marcadores y salimos a ponerle una "I" a todos los afiches, por eso la tapa del primer disco tiene una "I" gigante. Cuando volvimos al hotel tomamos el ascensor y yo dije "¿Quién habrá sido el hijo de puta que nos censuró el nombre?", el que estaba atrás mío dijo "Yo, yo soy el organizador. A ustedes me los impusieron, no los hubiese contratado nunca". ¿Cuál fue la situación más jodida por la que pasaron como banda? Un momento en el que no sabían cómo iba terminar todo... Stuka: En Chile, durante la época de Pinochet. Tocamos en un parque de diversiones para 7.000 personas. En un momento nos cortaron el sonido y dimos vuelta los monitores que sí se seguían escuchando. Cuando terminamos, salimos escoltados por los carabineros hasta el hotel donde nos secuestraron todos los pasaportes. Nos dejaron una semana adentro del hotel con la excusa de que no teníamos visa de trabajo. Nos escapamos en un auto por la cordillera. A mí me encantó porque pasé una semana de putas en Chile con todo pago por los productores. Armaron un box set con todos los discos que permanecían descatalogados... ¿cómo recuperaron el material? Pil Trafa: Éramos una banda que ya no existía. Cuando uno firmó con un sello y grabó, esa grabación, ese momento va a ser para siempre del sello, entonces también hubo especulaciones; los que tenían los derechos se los guardaron para hacer algo de plata si alguna vez volvíamos y tampoco podíamos dejar que los discos permanezcan descatalogados durante 30 años. ¿Qué les pasó cuando vieron las imágenes del DVD después de tantos años? Pil Trafa: Hay cosas que no recordaba para nada como las presentaciones en Feliz domingo para la juventud. Sí me acuerdo de la primera vez que fuimos a ese programa: estábamos probando sonido y el productor se me paró enfrente como un boxeador, cara a cara, durante toda la canción y ni yo ni él bajamos la mirada. Me quiso marcar territorio. ¿Cómo fue el momento en el que se calzaron los instrumentos y se reencontraron con todas esas canciones? Stuka: Tocar en Los Violadores es como andar en bicicleta, hay cosas que no te podés olvidar en tu vida. En este caso la lista la hizo Sergio Gramática porque al ser un show tan largo hay que respetar al baterista, tiene una exigencia física que tal vez el cantante o el guitarrista no tiene. Pil Trafa: Siempre es el baterista el que paga más. Es el motor de la banda, el beat del show depende de él así que tiene que acomodar todo para rendir. ¡No le digan viejo a Gramática! Stuka: No, yo he tocado en bandas donde los bateristas tenían 20 años y me daba cuenta de que no se la estaban bancando. Mantener el ritmo en una banda punk no es fácil, por eso el dicho "dime cuán bueno es tu baterista y te diré cuán buena es tu banda". ¿Ya pasaron a visitar de reojo al Luna Park? Pil Trafa: En febrero estuve con mi familia y pasamos por el Luna, le dije a mi hija que ahí iba a tocar su papá y me respondió: "¿Ahí? ¡Es muy grande!"
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *