Inicio / Noticias / Grow Shop Hot: 420

Grow Shop Hot: 420

noticias-2162433w620Bruno, el hijo de Adolfo Aristarain, encuentra su propio lugar en el mundo en una tienda de cultivo

Una señora rubia de Belgrano llega desesperada a pedir ayuda. "Mi hijo me dejó las plantas porque se fue de vacaciones y creo que las maté, ¡¿qué hago?!", le pregunta a Bruno Aristarain mostrándoselas en el iPhone. Si Adolfo, el padre de Bruno, es el reconocido cineasta argentino que filmó -entre otros- el clásico Un lugar en el mundo, Bruno parece haber encontrado su propia porción de paraíso en 420, el grow shop que se ha vuelto uno de los puntos de encuentro de la escena rap nacional, donde abundan los cultivadores. "Me interesa transmitir lo que sé", dice.

Con la explosión del autocultivo en Argentina, en los últimos cinco años los grow shops florecieron por todo el país; hoy hay más de 100. Lo que diferencia a 420 del resto es la atención personalizada de Bruno, capaz de darles soluciones prácticas a novatos, avanzados y hasta a madres en estado de shock, en un rubro en el que -aunque suene raro- la buena onda no es tan frecuente. "Si a un pibe le explicás mal o con soberbia, eso se va a replicar", sigue. "Yo quisiera que haya 1000 grows, pero que den buena data: si vas a vender fertilizantes, enseñá sobre el lavado de raíces, para cuidar el sabor." Bruno, de 34 años, lleva un 4:20 (la hora señalada para fumar, según la comunidad cannábica) tatuado en los nudillos de su mano izquierda. Se hizo conocido a los 16, cuando salió en la tapa del suplemento S! de Clarín por su cameo en Martín (Hache), otro film de su padre, quien se basó en Bruno para el personaje del protagonista. Tocaba en el grupo hardcore No Name, ya había probado el porro y acababa de dejar el secundario. Entonces fue Adolfo el que lo instruyó en la cultura cannábica. "Mi viejo siempre se preocupaba por saber con qué me drogaba", dice Bruno, "pero me mandó a leer a Escohotado. No me mandó a ver a Miroli". Fue uno de los primeros DJs en pasar hip-hop en Buenos Aires, a finales de los 90, y se ha mantenido en actividad dentro del circuito (con el a.k.a. DJ BR1) desde entonces. Bruno es parte de la crew B2 y ha tocado en una gran cantidad de shows nacionales e internacionales de hip-hop, entre ellos el de Chuck Dy DJ Lord (Public Enemy). Pero 420 es su proyecto principal. "Yo vengo acá a divertirme", dice esta tarde de enero. "Creo que más que un activista, soy un soldado, tanto del hip-hop como del cannabis." En la galería Los Andes (Cabildo 2040, local 92), el 420 se hace lugar entre sex shops y tiendas de vinilos. Bruno, que cultiva desde 2002, se imagina un futuro ideal: "Mi sueño es tener un campo de cáñamo. Me interesa la cosmética cannábica y todo lo que sea medicinal". Lo que más sale en su grow son "sustratos, fertilizantes, todo lo que sea para cultivo", dice. "Me gusta que los que me compran vuelvan sabiendo cultivar. Si puedo hacer que tres cabezones en vez de comprar puedan cultivar, ya es hacer algo."
Gracias por calificar! Ahora puedes decirle al mundo como se siente a traves de los medios sociales.
VOTA ESTA BANDA O GRUPO QUE TE PARECE
  • Muy Malo
  • Excelente
  • Muy Bueno
  • Malo
  • Bueno
  • Regular

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *